02 julio 2010

Los genios nunca mueren

Ayer el corazón de una de las leyendas de la NFL se paro, tras 85 años de vida. Ayer falleció Don Coryell, el histórico entrenador que revoluciono el juego de ataque para siempre.

Coryell trajo a finales de los 70s una nueva manera de pensar y de atacar en la NFL, ampliando el campo, creando nuevas formaciones y usando un juego muy vertical. En un tiempo en el que las yardas se ganaban pro el suelo, a los QBs se les pedía que pudiesen lanzar el balón en situaciones críticas. Cierto es que poco a poco los QBs se alejaban de esa figura en la que las intercepciones superaban a los TDs partido tras partido, ya que solo se ampliaban las miras de los atacantes cuando la situación era critica, y existía una gran probabilidad de fracaso en el intento. Pero aun así los ataques se encontraban encorsetados, el árbol que eran los esquemas ofensivos era más bien un arbusto, donde existía un tronco poco flexible donde se hallaban las formaciones ortodoxas, y existían pocas variaciones y por lo tanto pocas ramas.

Las formaciones clásicas del football profesional llegaban a incluir dos TEs, un RB y un FB, dejando solo un WR, entonces llamado flanker. Eran ya frecuentes las formaciones con dos WRs que sacrificaban a uno de los TEs o al FB, pero desde luego eran minoría, y no eran las formaciones iniciales para encarar un partido. Coryell se atrevió a meter un tercer WR, pero sobre todo supo jugar moviendo las piezas. Colocar al TE en posición de WR, algo que ahora es más que habitual, ya lo hacia él hace 30 años. Pasar al RB, algo que visto ahora es básico, lo visiono el antes que nadie. Pero todo radicaba en una idea, tener un QB que fuese le centro del ataque, que fuese una prolongación de él e el campo. Parecía que tenía una bola de cristal, y que estaba viendo el futuro, el ahora.

Coryell empezó a innovar en la Universidad de San Diego State, donde estuvo 12 años preparando su tesis sobre el juego de ataque que triunfaría en la NFL. La estructura que había formado en San Diego State se basaba en reclutar jóvenes con cualidades atléticas que les hiciesen encajar en el sistema que había creado, para así seguir innovando. Esa estructura enseguida llamo la atención de muchos en la NFL, y los equipos de California mandaban a sus asistentes a ver los partidos de San Diego State, para coger ideas nuevas que poder aplicar en sus equipos. Pero quien decidió ir un paso mas allá y contratar a Coryell como su entrenador fueron los St. Louis Cardinals, en 1973. Coryell se despediría de San Diego State con un record de 104 victorias y 19 derrotas.

Llego a la NFL dispuesto a poner todo patas arriba, a aplicar todo lo que había aplicado con éxito en el college a nivel profesional. Y dispuesto a seguir escribiendo en papel y pintando en pizarras nuevas ideas. En 5 años al frente de los Cardinals, consiguió 2 títulos de campeón divisional, y los coloco en playoffs por primera vez en 30 años. Su QB, su capitán, Jim Hart, fue elegido mejor jugador de la NFC. Pero no fue hasta 1978 cuando Don Coryell se transformo en el creador de “Air” Coryell. Ese año los San Diego Chargers lo contrataron como su nuevo entrenador.

El esquema de Coryell se basaba en que las piezas del juego fuesen las indicadas, y en San Diego encontró con las piezas perfectas. Como líder y QB Dan Fouts, el hombre que batiría todos los records de la mano de Coryell. Como WRs Charlie Joiner, John Jefferson y Wes Chandler. Como él TE con mejores manos de la historia de la NFL, Kellen Winslow Sr., y como ese RB capaz de captura balones, Chuck Muncie. Todos juntos eran “Air” Coryell. Todos juntos eran eso que hizo a los San Diego Chargers convertirse en los Super Chargers.

Juntos llevarían a los Chargers a conseguir mas de 70 victorias en 9 años, a tres títulos divisionales consecutivos y a dos finales de conferencias. Por desgracia se les escapo la oportunidad de jugar una Super Bowl en dos ocasiones. La final de la AFC de 1980 contra los Raiders fue un partido marcado por la confesión de los propios Raiders de que hicieron trampas en lo que hoy se conoce como el “Holly Roller”, y la de 1981 se conocerá para siempre como la “Freezer Bowl”, el partido con el record de menor sensación térmica en la historia de la NFL, que acabo por congelar a -23˚C las manos de Dan Fouts.

Pero eso no tiñe lo que era “Air” Coryell, el ataque mas espectacular de la larga historia de la NFL. Durante 6 años, desde 1978 hasta 1983, lideraron la NFL en yardas de pase, y desde 1980 añadieron los títulos de líderes en yardas totales y 1st downs. Tienen aun el record de mayor numero de partidos con más de 400 yardas en ataque, un total de 11, y de mas 1st downs en una temporada, 259 en 1985. Fouts, MVP en 1983, y Joiner son miembros del Hall of Fame, y Coryell seguro será elegido unánimemente el año que viene. Es una lástima que no haya vivido para verlo pero por desgracia algunas cosas solo se recuerdan cuando una desgracia ocurre.

Pero lo importante es que se recuerden, y nunca se olviden. Don Coryell será siempre un genio, y esos siempre perduran en la historia.

2 comentarios:

Rubens dijo...

Muy buen artículo sobre el padre del juego de pase. DEP.

Fatelux dijo...

Estupendo, a cada entrada aprendo más de este maravilloso juego. Sensacional entrada como siempre.

Un saludo!!

Publicar un comentario


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes