16 mayo 2012

Los Bills de Poulidor

No, no os lieis la cabeza pensando que jugador o entrenador se apellidaba Poulidor. Me refiero al Poulidor de toda la vida, Raymond Poulidor. El ciclista francés siempre será recordado por ser el eterno segundón, el hombre que quedo 3 veces y 5 veces en el Tour de Francia. También logro 4 medallas en mundiales, ninguna de oro. Logro ganar la Vuelta a España en 1954, pero para la historia de Francia y el ciclismo es el eterno segundón. La gran culpa de todo esto, que pese a una larga carrera de 15 años coincidiese en el tiempo primero con Anquetil y luego con Merckx.

Los Bills eran de Marv Levy, su entrenador y mentor. El junto al QB Jim Kelly, al RB Thurman Thomas, el WR Andre Reed y el DE Bruce Smith, estuvieron todos los años de la época gloriosa de los Bills. La misma época que debe ser considerada la época dorada de la NFC, en especial de los 49ers y la NFC East.

Los Bills eran una maquina en ataque que revoluciono el uso del reloj para cansar defensas, y una defensa que presionaba al QB rival. Les llevo a dominar la AFC, empezando por una división que compartían con los Bills de Marino. Merito enrome que durante 4 años, de 1990 a 1993, ganasen la AFC con mano de hierro. Nunca menos de 10 victorias y contados apuros en playoffs, como aquel partido ante los Oilers conocido ro ser la mayor remontada tras el descanso de la historia. Pero en el mundo de la competición lo que importa es ser el primero, y el segundo es considerado parte del pelotón. Como en esa remontada ante los Oilers, nadie se fija en el partidazo que hicieron ellos los primeros 30 minutos.

La primera Super Bowl pudo haber cambiado algo el cuento


Así que aquellos Bills siempre son recordados como el equipo que perdió 4 años seguidos la Super Bowl. Ante Giants, Redskins y Cowboys dos años. Y así como Poulidor, los Bills son los eternos segundones. Nadie se acuerda que para ser segundo en un ambiente tan competitivo como la NFL o un pelotón ciclista, hay que ganar a casi todos, y a esos les encantaría al menos poder decir que fueron segundos. Y solo en algunas ocasiones la gente se da cuenta de eso.

Los Bills también comparten con Poulidor una cosa, y es que acabaron despertando la simpatía del pueblo llano. Poulidor provincia de una familia de granjeros, y parecía resumir la historia de llegar alto desde muy abajo. Los Bills, exactamente como sucede con los Packers, vienen de una ciudad que no es una de las metrópolis americanas, donde es más difícil subsistir porque hay menos gente, menos posibles patrocinios, y finalmente menos dinero. Y cuando llega una Super Bowl y enfrente tienes al equipo de la capital del país, el de la ciudad más importante del mundo, o el seguramente equipo más rico del mundo, es muy posible que te ganes la simpatía de muchos.

Y así los Bills siguen su andadura. Lamentablemente hace mucho que no tienen una oportunidad para cambiar su historia, siendo esquivos los playoffs por más de una década ya. Pero muchos de los fans que se ganaron en la época plateada, aunque no dorada, siguen fieles a los Bills. Porque seguramente ellos aun valoren haber sido unos subcampeones de leyenda.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi equipo de siempre son los Patriots, pero cada vez que veo a los Bills, con los que nos enfrentamos dos veces al año, recuerdo al fabuloso equipo que comandó el gran Jim Kelly a comienzos de los noventa.
Maravillosos: Kelly, Thurman Thomas, Andre Reed, Cornelius Benett, entrenados por Marv Levy.
Y un recuerdo al pobre kicker Scott Norwood, cuyo FG fallado impidió que los Bills ganasen a los Giants el año 1991.
Ay, ¡qué viejos nos vamos haciendo! Go Bills!

JOSEK dijo...

Como curiosidad, el ataque no-huddle que impuso Levy lo copió de los Bengals que le habían derrotado en la final de la AFC de 1989. Antes de aquel encuentro, incluso les llegó a decir a los árbitros que ese tipo de ataque era ilegal.

Excelente artículo.

Publicar un comentario


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes