30 mayo 2012

Los St. Louis Stallions de 1995

Inicia la temporada 1995 de la NFL, la primera en más de una década en incluir nuevos equipos, tras un plan de expansión de la NFL que declaro dos nuevas franquicias dos años atrás. Los Jacksonville Jaguars y los Carolina Panthers no son la única novedad, pues los hasta el año pasado conocidos como New England Patriots se mudan a St. Louis bajo el nombre de Stallions.

Si, esta es una de las posibles situaciones que se pudo haber dado. La realidad de lo que paso como todos sabréis es que los Patriots se quedaron donde estaban y en su lugar fueron los Los Angeles Rams los que se mudaron a St. Louis, una ciudad que buscaba un equipo tras la marcha en 1988 de los Cardinals a Phoenix. Y si no se dio esta situación es porque en esa época loca de mediados de los 90s los cambios de dueños en las franquicias eran muy comunes.

James Orthwein era el dueño de los Patriots, compro en 1992 el equipo cuando su entonces dueño Victor Kiam estaba pasando por graves problemas económicos. Dentro del acuerdo de liquidación de la deuda que Kiam tenía con Orthwein, los Patriots cambiaron de manos. Orthwein era de St. Louis y aunque el football no estaba entre los negocios que quería desempeñar se le ocurrió que ya puestos los Patriots se podrían mover a St. Louis, que tenía planes de construir un nuevo estadio techado.

Los uniformes propuestos para los Stallions estan en el museo de los Patriots


Pero alguien que entra en la NFL de esa manera, liquidando una deuda, puede ser un poco veleta. En esa época loca de los 90s. Así que pese a haber diseñado un logo y un uniforme para los St. Louis Stallions, Orthwein acepto una oferta por el 100% de los Patriots del quien entonces era algo así como su casero en el Foxboro Stadium. Orthwein tenía que pagar a Robert Kraft un cese de cesión del estadio para poder irse a St. Louis para la temporada 1995 y en lugar de eso vio un negocio y se deshizo del equipo.

Pero pudo haberse dado otro caso, y es que la ciudad de St. Louis ya intento cuando se abrieron dos nuevas plazas para franquicias en la NFL en 1993 ser una de las agraciadas. St. Louis era la favorita junto con Carolina, con una propuesta que tenía el nombre de los Stallions, pues Orthwein cogió el nombre de ahí. En su lugar la franquicia recayó en Jacksonville, venciendo también a propuestas de Baltimore y Memphis.

Eventualmente todas esas ciudades o estados recibieron equipos, poco tiempo paso para que Rams y Patriots se las vieran en la Super Bowl. Pero todos tenemos derecho a imaginarnos como hubiese cambiado la película si alguna de las variables hubiese cambiado de valor.

3 comentarios:

Fatelux dijo...

Estupenda historia y un genial What If que tanto gusta a los americanos.

Aunque como seguidor de los Patriots, no me imagino con una camiseta estridente de esas o con el nombre de Stallions, da hasta grima.

Saludos!!!

Alberto dijo...

Que me perdonen en Jacksonville, pero no dar una franquicia a Saint Louis en el 93 fue una cagada tremenda, cuyos motivos nunca conoceremos y cuyos efectos se siguen sintiendo hoy. Los Jaguars no acaban de arrancar, los Rams siguen sin afianzarse (todos los años aparecen voces diciendo que deberían volver a LA) y juegan en una divisón que ni geográficamente ni por historia es la más adecuada. Y Los Angeles sigue sin equipo. El colmo sería que por aquella cagada un histórico como los Vikings cambiara de ciudad, esperemos que no llegue a ocurrir.

Buen artículo, un saludo!

Anónimo dijo...

Nunca le agradeceremos lo suficiente al señor Kraft lo que hizo (independientemente de las SB). Gracias a él, aunque no hubiesen ganado nada, los Patriots no se movieron de su casa.

Publicar un comentario


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes